La cuenta atrás para celebrar su Primera Comunión ha empezado. Seguro que son muchas las dudas que te pueden surgir a la hora de organizar este evento tan esperado. Lo más importante es empezar a realizar con tiempo y así lograrás organizar y a la vez disfrutar, de una Primera Comunión de ensueño.

Quiero ayudarte a que todo salga perfecto con estos cinco pequeños consejos:

1) Elige el lugar donde vas a celebrar el evento.

Puedes elegir entre una propiedad personal, un restaurante o un hotel. Siempre es preferible contar con un espacio abierto para que los niños puedan disfrutar al aire libre y más en esa fecha, que ya es primavera. Es una gran opción, ya que podrán entretenerse casi sin necesidad de animación.

2) Planifica el banquete con tiempo.

Seguramente este será el punto más delicado económicamente y por eso, su planificación  te será de gran utilidad a la hora de elaborar un presupuesto. Incluir dos menús diferentes sería la mejor opción para acertar tanto con mayores como con pequeños, pero si quieres ajustar más el presupuesto, puedes optar por un banquete más informal, de igual manera, seguro que sale genial. Un servicio de catering también te puede ayudar con grandes ideas para todos los gustos y bolsillos.

3) Elige el vestido de Primera Comunión.

Es uno de los detalles más importantes. Elegir un traje o vestido que guste tanto a los protagonistas como a sus padres, que quitará dolores de cabeza. Hay muchas tiendas especializadas en ropa de ceremomina para niños donde te pueden ayudar. Profesionales que te darán grandes ideas y que también aportarán diferentes opciones económicas donde puedas elegir.

4) Prepara las invitaciones con suficiente antelación.

Repartir o enviar las invitaciones como mínimo con dos meses antes de la celebración, te va a ahorrar sorpresas de última hora. Para realizar las invitaciones tienes varias opciones: desde elegir a un profesional para que te ayude, hasta realizarlas tu misma con la ayuda del protagonista de la Primera Comunión y hacerlas totalmente personalizadas.  Puedes elegir entre los diseños más tradicionales con motivos religiosos, a otros más originales y personalizados.

5) Encuentra la decoración adecuada.

Igual que en el apartado anterior, tienes varias opciones donde elegir: bien contratando a un profesional o dando rienda suelta a tu imaginación y prepararla tu misma. Una decoración que gire en torno a una temática, puede dar mucho juego para que los niños disfruten. Un photocall, una mesa dulce, un donuts bar... Son grandes ideas pensadas para que los más pequeños y el protagonista de ese gran día se lo pasen en grande.

LO MÁS IMPORTANTE: a la hora de tomar cualquier decisión, desde la más pequeña a la más importante, piensa siempre en el protagonista de la celebración. Aunque muchos de los invitados serán adultos, se trata de una fiesta infantil, por eso, todos los preparativos deben centrarse en tu hijo.